El Gat

El Gat recrea, desde la leyenda y la fantasía, la vida de Mariano Seguí Calatayud, más conocido como el Gatito de Otos. Roder temido y amado, mito del imaginario popular valenciano, que el autor aprovecha para denunciar, con maestría, una cierta ironía y un matiz de relato policíaco particular, los males cotidianos que se manifestaron a lo largo del siglo XIX y, al mismo tiempo, para expresar en forma de alegoría la grotesca mentira en que se basan los hechos sociales. Y de una manera u otra, en forma de remolino, se suceden los pensamientos del protagonista.

El Garrot Vil

Los tres relatos que lo conforman se basan en personajes reales del bandolerismo en Valencia. El autor, Joan Guerola, como los bandoleros de esta obra, es un buen conocedor de los lugares que cita. Nace en Otos, el mismo pueblo que el famoso bandolero bueno, pisa un terreno que le es muy familiar: masías y pueblos de las comarcas de la Costera, la Vall d’Albaida y el Comtat.

Contes d’en Jan Bosch a Girona

Contes d’en Jan Bosch a Girona dibuja un mosaico que revela relaciones abusivas con la complicidad del entorno. Personas que arrastran mochilas llenas de privaciones, sufrimientos y soledad en contradicción con una sociedad que se supone avanzada.

Fonts d’Otos Poemes

Las fuentes pueden esconder muchos secretos; unas vueltas callan y escuchan con un respetuoso tono de confidencialidad; otros, como es el caso de la fuente Redonda, pasan a ser las verdaderas protagonistas de la vida local de un pueblo en el que cualquier novedad debía ser comentada, muchas veces acaloradamente alrededor de esa fuente.